Seleccionar página

Creada, escrita y protagonizada por el actor estadounidense John Cameron Mitchell (1963, Texas) ‘Hedwig and the Angry Inch’ es un canto al amor y a la liberación

Hay un precioso mito sobre el origen del amor que da sentido a un concepto tan amplío y lleno de equívoco como puede ser éste. En El Banquete de Platón, Aristófanes nos relata una conmovedora historia en la que los amantes fueron castigados por la ira de los dioses dando lugar a lo que hoy conocemos como la búsqueda de nuestra alma gemela que no entiende de impositivos dogmáticos.

Aristófanes cuenta entonces que antes de la existencia del ser humano (tal y como somos y conocemos) había tres tipos de seres. Cada ser estaba compuesto por dos mitades y tenían dos rostros y ocho miembros. Estos seres  podían ser masculinos, femeninos o masculinos y femeninos; los masculinos tenían su origen en el Sol, mientras que las femeninos procedían de la Tierra, pero era el tercer tipo de ser -el masculino y femenino- el que procedía de la luna que participaba, a su vez, del sol y de la tierra. Celosos los dioses por su atrevimiento, y la perfección de su cuerpo y alma, los separaron obligándoles desde entonces a buscar a su otra mitad. 

De ahí procede el amor que naturalmente sentimos los unos por los otros, que nos vuelve a nuestra primitiva naturaleza y hace todo para reunir las dos mitades y restablecernos en nuestra antigua perfección. Cada uno de nosotros no es por tanto más que una mitad de hombre que ha sido separado de un todo de la misma manera que se parte en dos un lenguado. Estas dos mitades se buscan siempre.

El Banquete, Platón

La mitología griega nos ha dado hermosos relatos sobre el origen del mundo, el origen del amor o el origen de las artes. Si hoy somos es por las narraciones sobre dioses, criaturas y divinidades que construyeron el relato de la civilización occidental y a los que en la actualidad, cristianos y paganos, deberíamos acudir para recordar lo que un día fuimos y la contrición (católica, sobre todo) nos obligó a dejar de ser.

Entre mitos y singles de David Bowie -representante indiscutible del Glam Rock de los setenta y ochenta- hay una película que contiene todos los elementos imprescindibles para convertirse en una obra maestra digna de ser glorificada: ‘Hedwig and the Angry Inch’.

<<‘Hedwig and the Angry Inch’ es un canto al amor y a la liberación del ser humano>>

Creada, escrita y protagonizada por el actor estadounidense John Cameron Mitchell (1963, Texas) ‘Hedwig and the Angry Inch’ es un canto al amor y a la liberación del ser humano. La historia, inspirada libremente en una prostituta alemana que cuidaba a Mitchell en su niñez, narra de forma sensible la necesidad de reivindicarse más allá de etiquetas y categorías socioculturales, porque el amor solo puede ser si somos libres.

El musical, que nació con vocación escénica, primero se estrenó en el Off de Broadway y, casi veinte años después de su estreno cinematográfico, descubrimos como una de las pequeñas joyas del Séptimo Arte. Canción a canción se nos desvelan los sueños, las traiciones y la necesidad de amor de su protagonista, Hedwig (también llamado Hansel), una persona de genero no binario que se refugia en la música para protegerse ante la represión de un país anclado en los viejos valores de la Unión Soviética.

En el centro de la obra, su creador: John Cameron Mitchell. Un hombre dotado para la interpretación que con su portentosa voz consigue llevar a su personaje, Hedwig, a los altares. Con muy buen ojo para la narrativa cinematográfica, John consigue, en una mezcla de lenguajes que van desde la música a la ilustración, acercarnos a un ser excepcional que es él, pero que también es ella.

Actor, director, escritor y cantante, John Cameron Mitchell ha firmado en su labor de director episodios de series como ‘Glow’ o ‘Nurse Jackie’, recientes películas como ‘Cómo enamorar a una chica Punk’ (con Elle Fanning como protagonista) o interpretado personajes en ficciones televisivas de gran éxito internacional (‘The Good Fight’). Talento a raudales para un hombre que ha luchado fuera y dentro de la pantalla por los derechos del colectivo LGBTIQ+, y que le llevó a ganar un Tony por el reestreno en teatros de su musical ‘Hedwig and the Angry Inch’.

 

<<Un musical punk-rock que rompe los esquemas para abrazar al amor>>

 

La película que podremos ver en España gracias TCM el próximo 20 de junio va más allá de su expresión artística para homenajear a otros grandes de la canción como Bowie, Elton John o el mismo Iggy Pop. Un musical punk-rock que rompe los esquemas para abrazar al amor en el sentido más amplio de la palabra y que, guiño aparte, nos recuerda a nuestro querido ‘Rent’, el musical de culto de la generación millennial.

Se puede decir sin miedo a equivocarse que ‘Hedwig and the Angry Inch’ es una obra musical que continua siendo necesaria. No creo que haya hoy día un filme que contenga tanta emotividad, sencillez y amor por el cine y por la humanidad como éste.

En estos días grises en los que fobia es un sufijo que se usa en demasiadas palabras destinadas a suscribir las enfermedades de nuestro mundo, ‘Hedwig and the Angry Inch’ supone un bálsamo capaz de curar las heridas más hondas en el corazón de una sociedad fragmentada por el odio y la diferencia.