Seleccionar página

‘Pure’ es un alivio y una recompensa para todas aquellas personas que sufren un trastorno mental como es el Trastorno Obsesivo Compulsivo

Es habitual confundir el Trastorno Obsesivo Compulsivo (TOC) con pequeñas manías y acciones que al ser descritas caen en el absurdo. Solo tenemos que recordar la película ‘Mejor imposible’ donde Jack
Nicholson
daba vida a Melvin, un malhumorado señor cuya vida se construía por medio de rituales y esquivos. Poco a poco y con la ayuda de Carol, que interpreta muy dignamente Helent Hunt, va abandonando sus obsesiones y se cura (¡oh, milagro!).

Parodias, gracietas y sketches de humor no han ayudado a la hora de comprender lo que implica ser una persona con TOC o, poniéndonos en lo peor, tener una enfermedad mental como la depresión, la bipolaridad o la esquizofrenia.

De acuerdo con la Confederación de Salud Mental en España los problemas de salud mental serán la principal causa de discapacidad en el mundo en 2030. Del informe extraemos lo siguiente:

En España, un 6,7% de la población española sufre ansiedad y depresión. Las mujeres (9,2%) muy por encima de los hombres (4%) y entre el 2,5% y el 3% (aproximadamente un millón de personas) de la población adulta tienen un trastorno mental grave.

«450 millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por un problema de salud mental»

En el Mundo las conclusiones del informe son aún si cabe más escalofríantes:

  • 1 de cada 4 personas tendrán un trastorno mental a lo largo de su vida.
  • El 12,5% de los problemas de salud está representado por los trastornos mentales. Una cifra mayor a la del cáncer y los problemas de corazón.
  • El 50% de los problemas de salud mental en adultos comienza antes de los 15 años, y el 75% antes de los 18.
  • Entre el 35% y el 50% no reciben ningún tratamiento o no es el adecuado.
  • 450 millones de personas en todo el mundo se ven afectadas por un problema de salud mental que dificulta gravemente su vida.
  • 800.000 personas se suicidan cada año, siendo la segunda causa de muerte en los jóvenes entre los 15 y los 29.

Ahora bien, ¿en qué consiste realmente el Trastorno Obsesivo Compulsivo y por qué una serie británica como ‘Pure’ es tan importante para entenderlo?

Qué es el TOC (Trastorno Obsesivo Compulsivo)

La Fundación Internacional del Trastorno Obsesivo Compulsivo (Obsesive-Compulsive Foundation) define el TOC como una condición de la salud mental en la que la persona afectada tiene una fuerte presencia de pensamientos irracionales, involuntarios y repetitivos que generan ansiedad, angustia y miedo y se ve impulsado a ejecutar una serie de acciones compulsivas en un intento de neutralizar esos pensamientos y las sensaciones asociadas a la obsesión. Durante el ciclo obsesión/compulsión, el individuo emplea tanto tiempo que se ve impelido a la realización de sus tareas diarias.

De este modo, las obsesiones comunes entre las personas que sufren este tipo de trastorno van desde miedo a contaminarse, miedo a perder el control, el perfeccionismo, miedo a hacer o hacerse daño, obsesiones religiosas y pensamientos sexuales no deseados (imágenes o pensamientos perversos o prohibidos, miedo o duda sobre la orientación sexual, incesto…). Por otro lado, las compulsiones más habituales son: limpiar o lavar (exceso de higiene), revisar (que no se ha hecho daño o dañará a nadie o así mismo, revisar que no se ha cometido un error, revisar aspectos relacionados con el cuerpo…), repetir (repetición de acciones corporales como sentarse, salir o entrar en cuartos, etc.) y compulsiones mentales (repaso mental de que no se ha hecho daño a nadie, rezar para prevenir el daño, contar…).

«Series como ‘Euphoria’ (HBO) o ‘Pure’ (FILMIN) suponen un haz de luz»

La vergüenza que provoca estas obsesiones/compulsiones (la persona es sabedora de la irrealidad de los pensamientos intrusivos) hace que oculten el problema dificultando, así, su diagnóstico y terapia.

El estigma asociado a las enfermedades mentales tampoco facilita la conversión del paciente. Los estereotipos y prejuicios que tanto la sociedad como los medios de comunicación han ido conformado el imaginario colectivo ponen en peligro la sana integración de estas personas en los circuitos sociales y, por lo tanto, la posibilidad de sanación o la futura convivencia con el trastorno o enfermedad. Por ello, películas como ‘Mejor imposible’ (James L. Brooks, 1998) se convierten en anécdotas cinematográficas que pueden pervertir el objeto de disputa; mientras que cintas como Inocencia Interrumpida (James Mangold, 1999) o series como ‘Euphoria’ (HBO) o ‘Pure’ (FILMIN) suponen un haz de luz a la opacidad de los trastornos mentales, facilitando la compresión y la empatía sobre quienes padecen o han padecido algún trastorno mental a lo largo de su vida.

En febrero de 2019 Rose Cartwright público el libro autobiográfico ‘Pure’, texto sobre el que se ha basado la serie homónima estrenada por Channel 4 y que hoy podemos disfrutar en España de la mano de FILMIN.

Ya en 2013, bajo seudónimo, la autora escribió un artículo para The Guardian donde confesaba padecer el trastorno que le había provocado una especie de parálisis mental a los quince años: “Una noche de primavera cuando tenía 15 años, la imagen mental de un niño desnudo entró en mi cabeza y los rincones de mi mundo se doblaron. […] Cuanto más intentaba dejar de pensar en la imagen, más rápido parpadeaba. Acerqué mis muslos a mi pecho y presioné las cuencas de mis ojos con fuerza contra mis rodillas, respirando con dificultad.”

Pure reparto serie Filmin

Pure 0, un tipo desconocido de Trastorno Obsesivo Compulsivo

Al igual que Rose, Marnie, la protagonista de ‘Pure’ -que interpreta una nueva promesa británica Charly Clive– sufre PURE O (también conocido en UK como Pure OCD), un tipo de TOC poco frecuente en el que las personas que lo tienen experimentan pensamientos repetitivos, imágenes y dudas constantes sobre la orientación sexual, el impulso de cometer incesto o abusos y/o asesinatos.

En la serie, Marnie -que llevaba mal viviendo con este tipo de rumiaciones desde su adolescencia- en mitad de la fiesta de aniversario de sus padres comienza a tener, por primera vez, pensamientos sexuales referidos a sus progenitores. Es entonces cuando decide abandonar su ciudad natal para abandonarse en el ruido londinense. En Londres, siendo una más dentro del Hustle and Bustle de la capital, se siente protegida. Pero esa supuesta protección le durará poco tiempo, porque cuanto más intenta parar las obsesiones con más fuerza se arraigan en su cabeza.

«Pure nos ofrece la oportunidad de conocer la capital británica bajo el prisma de la juventud«

Muchas han sido las comparaciones con ‘Fleabag’, pero asumir que tienen algo que ver es un error que los que la hemos visto debemos subsanar. Más allá de una protagonista políticamente incorrecta, Marnie es una joven escocesa atormentada por los demonios de su cabeza que crece a medida que se profundiza en su dolencia mental. Por medio de un montaje que intercala imágenes de contenido sexual, se nos invita a adentrarnos en la mente de Marnie llegando a sentir su angustia.

La amistad con Charlie (el ex Peaky Blinder Joe Cole), al que conoce en una terapia grupal, es vital para que Marnie ponga nombre a su trastorno y decida buscar ayuda. Pero son las sesiones con la psicóloga las que suponen un punto de inflexión para la protagonista y dotan a la serie del cuerpo suficiente para una segunda o tercera temporada.

A orillas del río Támesis, Marnie vive con regocijo su condena en un Londres tan abrupto como bello. ‘Pure’ nos ofrece la oportunidad de conocer la capital británica bajo el prisma de la juventud e incluso comprobar que allí los becarios tampoco ganan nada.

Acompañada por unos secundarios con fuerza, ‘Pure’ es un alivio y una recompensa para todas aquellas personas que sufren un trastorno mental como es el Trastorno Obsesivo Compulsivo. Poner palabras e imágenes a los trastornos y enfermedades mentales desde la subjetividad de la ficción, pero con elegancia y respeto, es primordial para que poco a poco se destruya la brecha que los prejuicios acrecientan y se legitime así, de una vez por todas, el lugar en el mundo que estos pacientes merecen.

6 episodios de 35 minutos en los que la música y la frescura que ofrece el ritmo trepidante del guion hace que veamos ‘Pure’ de una tacada. Lamentablemente, parece que Channel 4 no va a dar una segunda oportunidad a esta serie tan perturbadora como necesaria.

Una pena.