Seleccionar página

Bar Bahar- Entre dos mundos es la vida de Salma, Laila y Nur, tres jóvenes palestinas que tienen que lidiar con su condición de mujer en Tel-Aviv

Kefaya! (¡Basta!) es un grito de protesta y símbolo de la ya olvidada Primavera Árabe. Pero también, Kefaya!, podría ser ese plano fijo final con el que Maysaloun Hamoud nos despide de la historia de estas tres mujeres abriéndo consigo un interrogante: ¿podrán ser alguna vez libres?

Bar Bahar- Entre dos mundos es la vida de Salma, Laila y Nur, tres jóvenes palestinas que tienen que lidiar con su condición de mujer en Tel Aviv, ciudad israelita donde judíos, árabes y cristianos conviven en fingida paz. Salma (Sana Jammelieh) es una joven homosexual que debe ocultar su orientación a su familia que, aunque palestino-cristina, mantiene las costumbres de su pueblo. Por otro lado, Nur (Shaden Kanboura), estudiante de informática ve como los cimientos de su religión se tambalean cuando es víctima de una afrenta que no puede denunciar; o Laila (Mouna Hawa), más parecida a la mujer occidental, es consciente que la vida que ha elegido es incompatible con la que cualquier varón israelita puede ofrecerle. Laila, al igual que Nur y Salma, tendrá que renunciar al amor para poder ser libres.

Cinco años después del inicio de las revueltas en el norte de África, que los medios internacionales bautizaron como Primavera Árabe, mujeres como Salma, Laila y Nur han visto como sus sueños de libertad han sido frustrados. En un país como Israel, rico y diverso, el conflicto palestino-israelí (vigente desde principios del siglo XX) no les es de ayuda.

«Salma, Laila y Nur son tres jóvenes que no pueden, ni quieren, permanecer más tiempo calladas»

Bar Bahar – Entre dos mundos nos muestra una sociedad, y unas mujeres, que quieren huir de los convencionalismos impuestos por el patriarcado y una visión partidista de la religión. Normas que se asientan sobre unos pilares que se vuelven más fuertes cuanto más crece la represión contra su pueblo. 

La película de Maysaloun nos permite conocer a una mujer árabe que, a diferencia de la imagen estereotipada que hemos construido desde occidente, no es muy diferente de la mujer occidental. La utilización del color en las paredes que habitan, la música envolvente y unos primeros planos absorbentes operan en el filme para retratar el realismo de un país que, al igual que su población femenina, vive bajo el yugo de la intolerancia y la opresión. La casa de Salma, Laila y Nur es su templo sagrado y supone un pequeño refugio en una ciudad en la que no pueden, ni quieren, permanecer más tiempo calladas. Ellas, como muchas otras mujeres en el mundo, necesitan tener el control de sus propias vidas.

Cuando ser mujer es una condena

En un país donde ser mujer es una condena el filme de Maysaloun Hamoud -miembro y partícipe activa de Palestinema, una agrupación de músicos, cineastas y artistas que exploran, sin abandonar su raigambre cultural, nuevas ramificaciones de su ser colectivo y social- es la respuesta contra la represión. Bar Bahar – Entre dos mundos nos plasma la Palestina Underground de la que la directora Maysaloun forma parte: un grupo común que lleva años irrumpiendo en la esfera cultural y social de palestina y que pretende romper con los estamentos de la religión en su esfera pública y privada.

La directora palestino-israelí fue la ganadora indiscutible de la sexto cuadragésima edición del Festival Internacional de Cine San Sebastián, donde obtuvo el Premio de la Juventud, el premio TVE Otra Mirada y el premio Sebastiane, un galardón que se otorga al cine que mejor represente los valores y la realidad del colectivo LGTBIQ+.

Salma, Laila y Nur, tan diferentes e iguales entre ellas, como diferentes e iguales de nosotras mismas, suponen un ejemplo de sororidad que demuestra que unidas somos imparables. Kefaya!

Disponible en FILMIN