Seleccionar página

El musical de los que nos hemos atrevemos a soñar

Ni ‘Love Actually’ ni ‘Vacaciones’ ni ‘Nothing Hill’. Lo que tenéis que ver en estas fechas es ‘Rent’ y cantar Seasons of Love con todas vuestras fuerzas para homenajear a todo y todos lo que hemos perdido. Una película para cerrar el año. 

Estrenada en época de bonanza, en un 2005 de inflación y ladrillo, ‘Rent’ pasó desapercibida en nuestro país sin un estreno en salas. Y aunque ninguna plataforma la tiene en su catálogo tiene la fuerza de los que vencen las pequeñas batallas, convirtiéndose catorce años después en una película de culto. Con un título tan sencillo como evocador ha logrado mantenerse sin la ayuda de grandes conglomerados audiovisuales. El boca a boca ha ensalzado una película que ha trascendido más allá de su género natural, el musical, para quedarse con nosotros indefinidamente. 

Rent Musical - Fin de año

Un grupo de amigos trata de sobrevivir en el barrio de East Village, Nueva York. Estos amigos bohemios intentaran lograr el éxito y ser aceptados, mientras se enfrentan a la pobreza y la enfermedad.

‘Rent’ es una obra musical inspirada en La Bohème de Puccini

Tras su éxito en Broadway donde estuvo más de diez años en cartel fue adaptada al cine por Chris Columbus, director de sagas como ‘Harry Potter’ o célebres melodramas como ‘Quédate a mi lado’Basada en el libreto original firmado por Jonathan Larson, ganador del Pulitzer de teatro y tres Tony (Mejor Musical, Mejor Banda Sonora, Mejor Guión Musical) es una perfecto ejemplar de lo que el cine debería de ser: un caramelo agridulce que bebe las aguas de La Bohéme, la opera de Puccini que abordaba la vida bohémia parisina y la juventud disipada del siglo XIX.

En ‘Rent’ asisitmos a una epopeya musical con canciones memorables como Seasons of Love, One song Glory, Another Day, La Vie Bohème. En la cinta el amor y la añoranza de los amigos perdidos son pequeñas muestras de lo que para algunos es la vida. Palabras y melodías escritas desde las entrañas que han impactado a toda una generación cinéfila.

 

Pagar o no pagar el alquiler, esa no es la cuestión

Bohemios, homosexuales, drogadictos, cineastas, poetas. Un grupo de amigos en la gran ciudad en el cambio de década de los ochenta a los noventa. Personas dispares, raras, excéntricas con un único objetivo: no seguir lo pautado, lo establecido, lo vulgarmente aceptado por una sociedad donde impera el peor capitalismo de todos, el que se esconde camuflado en la superficie. Pero, la pregunta es: ¿por qué los millennials nos sentimos tan identificados?

En el año 2008 estalló una de las crisis económicas más feroces de la historia reciente. Junto al debacle económico y la revolución tecnológica, generaciones como las de los nacidos en los sesenta en adelante han tenido que adaptarse a un nuevo modelo de sociedad donde lo digital han cambiado el curso de la humanidad.

Una sociedad atroz donde más vale Iphone en mano que buen trabajo pagado. Vivimos tiempos donde la precariedad laboral va pareja con el precio del alquiler. Y si nuestros padres han sido olvidados, nosotros somos toda una generación perdida a la que se le prometió educación y trabajo. Una generación que ha visto sus primeros años de juventud frente a portales de empleo en Internet y que no ha sabido cómo sobreponerse a las catastróficas consecuencias que se nos vinieron encima a nivel personal y social. Esa generación, desprovista de la independencia y madurez que da vivir fuera del nido materno, es la generación de ‘Rent’. Una generación que tiene derechos, pero que no sabe muy bien cómo luchar por ellos. Una generación a la que se le diagnostican trastornos mentales como ansiedad, baja tolerancia a la frustración, cuando en realidad lo único que necesita es ser y sentirse libre.