Seleccionar página

La producción de Channel 4 y Hulu ha llegado a España de la mano de FILMIN que apuesta una vez más por producciones independientes

Veo ‘The Bisexual’ y de pronto recuerdo la película de 1997 dirigida por Adolfo Aristarain, ‘Martín (Hache)’. En el filme hay una famosa escena  en la que un joven Juan Diego Botto, en el papel de Martín, le pregunta a Dante, interpretado por el ilustrísimo Eusebio Poncela, si a él le gustan los hombres o las mujeres. Dante, un hombre libre, declama con su singular filosofía que a él lo que le gustan son las mentes.

La sapiosexualidad (la atracción por la inteligencia), en el caso de Dante, como la bisexualidad, en el caso de la serie que nos ocupa, son dos formas de sentir poco normativas y, por lo tanto, nada aceptadas por la corriente mayoritaria. Etiquetas que hacen que cada día nos veamos abocados a la categorización de dicotómicas definiciones que, la más de las veces, lo único que sirven es para juzgar y discriminar al personal. Tal es el caso de ‘The Bisexual’, en el que una joven treintañera decide, después de trece años de relación, dejar a su pareja y explorar su orientación más allá de una definición concreta.

Creada, escrita, dirigida, e interpretada por Desiree Akhavan, ‘The Bisexual’ intenta romper con el yugo de una sociedad que encorseta la sexualidad. Observando ambas caras de una misma moneda, Akhavan filma una serie en la que sitúa a la bifobia (la discriminación que sufren aquellos cuya orientación es plurisexual) en el centro de un relato liberador.

Leila y la bisexualidad

Como digo, la rigidez social  a menudo establece barreras inquebrantables que regulan la sociedad y la ordenan de acuerdo a unas normas demasiado rígidas.No es de extrañar que, ante tales circunstancias, se establezca una división con dos extremos donde las variables son invisibles o ignoradas. Es así como el monosexismo (estructura social que presupone que todas las personas nos sentimos atraídas por un único género y/o sexo) se impone como forma de vida y de interpretación sociam, tan peligrosa como la homofobia o transfobia.

Leila, la protagonista de esta historia, es una joven iraní en el Londres actual que, al haberse visto obligada a reivindicar su orientación sexual a unos padres con unos estamentos culturales muy marcados, se autoetiqueta como lesbiana demasiado pronto, asumiendo un estilo de vida acorde a sus gustos sexuales y referentes. Leila es consciente de su bisexualidad, pero no se atreve a dar el paso por la amenaza de ser juzgada por aquellas que en un principio le han apoyado y acompañado en su juventud. Desiree se convierte así, junto a Lena Dunham y Phoebe Waller-Bridge, en portavoz directa de un nuevo modelo de mujer.

The Bisexual Serie FILMIN

 

La bisexualidad no siempre es una fase

Siempre se ha pensado que la bisexualidad es una fase en la que, estando inseguros por nuestra orientación, todos los homosexuales han pasado alguna vez. Nada más lejos de la realidad. La bisexualidad es la capacidad de sentir atracción por más de un género y/o sexo en distintos periodos de tu vida. Para muchas personas, la orientación sexual no es estática ni permanece siempre en el mismo grado de intensidad sobre un género/sexo u otro. La complejidad del ser humano debería bastar en cualquier caso para aceptar la fluidez y las distintas variables y diversidades.

Parecida a la Hannah de ‘Girls’ (HBO)Leila es presentada como una chica que a pesar de sus complejos vive la vida a su manera, sin tapujos, con un humor políticamente incorrecto. Ella es, sin quererlo, una de las primeras protagonistas bisexuales de una ficción televisiva. Se reivindica así la existencia de una realidad más presente de lo que pensamos en nuestro entorno.

Lamentablemente, y aunque ‘The Bisexual’ es una serie entretenida con un humor muy británico, hay momentos en los que la postura de Leila se ve atacada por algunos puntos del guión que juzgan al personaje como una ególatra y egoísta, desvirtuando el genuino mensaje que la serie intenta transmitir.

Si bien Leila la construcción de Leila es curiosa, el personaje que más me entusiasma es su partenaire, Gabe, el equidistante masculino de la serie, interpretado por un sorprendente Brian Gleeson (‘Rebellion’). Con Gabe podemos ver una nueva masculinidad ciertamente más arquetípica, pero dando una vuelva a lo que significa, e implica, ser hombre.

Distintas realidades en diferentes personajes que, a pesar de su complejidad (o gracias a ella), demuestran que la vida no es inamovible y que todos y todas tenemos derecho a explorar, vivir y ser libres. 

Si os interesa saber más acerca del colectivo bisexual podéis consultar la web de COGAM.