Seleccionar página

La taquilla del cine independiente es salvada semana a semana por las mujeres: el público más fiel y salvaguardas de la cultura en España

Con más de 350.000 asistentes en Madrid y 200.000 en Barcelona la manifestación por los derechos de la mujer el pasado 8 de marzo ha sido un éxito. Un 8M que parece haber despertado a mujeres y hombres para luchar por los derechos que aún quedan por alcanzar y que, mucho me temo, debemos guardar y proteger ante las amenazas de una fuerte, y deleznable, oposición. Hace exactamente una semana la ciudad salió a la calle, pero también llenó los cines.

Era el fin de semana de la mujer y todos los medios y empresas se volcaron en hacer que su reputación corporativa creciera entorno a la fecha. Títulos como ‘Capitana Marvel’, para el público de masas, o ‘Las Herederas’, para el más cinéfilo, han sido dos de los estrenos que mejor han funcionado en la taquilla en unos días marcados por reivindicaciones.

A priori ambas cintas tienen poco o nada que ver, una va sobre una Superheroína avalada por Disney; la otra sobre una pareja de mujeres septuagenarias que después de una crisis se ven obligadas a comenzar de nuevo. Disney, una major, y Bteam Pictures, una distribuidora independiente, se han hecho con el fin de semana de la mujer siendo ambos estrenos un éxito.

 

«La mujer como epicentro y dueña de su historia»

Siguiendo la misma premisa, pero con presupuestos diferentes, ambas películas han ejecutado campañas de promoción situando a la mujer como epicentro y dueña de su historia. Patrocinios y colaboraciones como el de Disney/Marvel con el Banco Santander (‘Cambiemos el Cuento’), o en su versión más humilde, pero no menos creativa de Bteamque ha lanzado un magnífico spot en el que ha unido a distintas voces del deporte y la cultura- son ejemplos de creatividad y saber hacer.

Da igual que llenes de merchandising los cines y centros comerciales o que viralices un vídeo con mujeres de distintos ámbitos de la cultura, el deporte y el activismo LGBTI+. Ambas distribuidoras no solo han escogido con atino la fecha de estreno, también una correcta definición de su target les ha valido para aprovechar un día tan importante como el 8 de marzoCada una en su espectro de mercado, y con su respectivo público objetivo estudiado, han conseguido liderar la taquilla (en su dimensión) y demostrar que las películas protagonizadas por mujeres pueden triunfar.

 

¿Cuál es mi target?

El primer punto de partida de una películas es, o debería ser, la definición del target y su posicionamiento. A veces, te la juegas todo a una carta, pero ésta no siempre es la ganadora. Razón de más que en los estrenos independientes se requiera cierta valentía para hacer una campaña de promoción enfocada en el colectivo LGBTI+. 

Este tipo de target es complicado porque aunque si bien es cierto que consume cultura, suele ser un público joven ávido de productos y ocio que puede abarcar desde un exposición a un concierto o musical. Oferta variada para un espectador que, si tiene medios y dinero que gastar, va a buscar entre las oportunidades de entretenimiento aquellas que más afinen con sus intereses. 

Lanzar o no toda una campaña con un público objetivo tan acotado suele suponer un punto de inflexión a la hora de establecer la meta de ingreso de taquilla. Esta decisión es clave porque si enfocas todos los materiales promocionales a un solo tipo de espectador y estrenas la cinta con demasiadas copias, la vida de tu película empieza a terminarse pronto.

«Complejo, pero estimulante»

Ocurre cuando estrenas una película que no sólo tienes que cuidar muy bien el público que eliges, también te ves obligado a establecer un presupuesto estimado de lanzamiento si no quieres que las pérdidas sean exponenciales y todo tu trabajo resulte en nada. Otras veces el obstáculo es otro: los exhibidores.

Señores, en la mayoría de los casos, con gran capacidad para decidir si la película en cuestión va a funcionar en su cine y, por lo tanto, decidir si dejarte un hueco en su programación. Los días, las sesiones y una correcta colocación de las copias es tan importante como el presupuesto y la estrategia de marketing. Algo complejo, pero estimulante, donde se aprende a base de muchos errores y alguna que otra alegría.

Ésta y otras muchas, y diversas, razones son las que llevan a las distribuidoras pequeñas a acudir a su espectador más seguro: las señoras, grandes salvaguardas de la cultura en España. Mujeres de 45 años en adelante, de clase media, que organizan sus vidas entre libros, teatro y cine. 

Féminas que consumen cultura y que con su capacidad verborreica pueden llevar a los altares, o al infierno, tu producto audiovisual. De este modo, no es descabellado considerarlas, y actuar en consecuencia, como las influencers del cine adulto e independiente. Las mujeres tienen un gran poder de convocatoria que, de obviarlo, perderíamos a un segmento del público cultural imprescindible.

 

Cine o Casa: la gran cuestión

No es menos cierto que las OTT («Over The Top») están impulsando una nueva fórmula de consumo. Gracias a plataformas como Netflix o, la española, Filmin hemos podido ver títulos que hoy son impensables en una sala cinematográfica.

Las VOD se han convertido así en productores y exhibidores de películas que han obtenido cierto recorrido en Festivales y premios. Tal ha sido el caso de ‘Roma’, dirigida por el director mexicano Alfonso Cuarón, que ha obtenido nada más y nada menos que cuatro BAFTAS, dos Globos de Oro y tres Oscars. Una película que ha podido triunfar gracias a una estrategia de publicidad acertada y los viajes que ha hecho por los distintos festivales cinematográficos de medio mundo.

Sin embargo, y a pesar de contados éxitos de películas de plataforma, un estreno en cines sigue siendo imprescindible para el rendimiento de una película a medio y largo plazo. Las formas de consumo van cambiando como se va transformando la sociedad de la que formamos parte. Si bien es cierto que las OTT son hoy día más necesarias que nunca para enganchar a otro tipo de público que no vive en la urbe, todavía queda un espectador que acude al cine como ocio y acto social.

El cine, la experiencia de ir a la sala, comprar o no palomitas, pedir tu entrada, hacer cola en el baño y ver los tráilers (y publicidad sea dicho de paso) es algo que una casa no puede ofrecer. Y a pesar de que los números confirman el creciente descenso de la taquilla cinematográfica en España, una sigue creyendo en los milagros.

«Excepciones que no confirman una regla»

Pequeños milagros como ‘Las Herederas’ este fin de semana, siendo con 11.000 espectadores y 29 salas el mejor estreno independiente de la semana; o el gran milagro llamado ‘Carmen y Lola’, con una recaudación en 2019 de 62.163 €, 10.933 espectadores, y un estreno el prime fin de semana de 20 copias y una media de 2.500 € por copia, son excepciones que no confirman una regla.

Tampoco lo hace ‘Cold War’, ganadora de un Goya a Mejor Película Europea, que se alza en el podium de los mejores estrenos independientes del 2018 con 1.194.144,00 € de recaudación en taquilla y 191. 547 espectadores.

Entonces ¿qué camino seguir para no hundir la taquilla en España antes de tiempo? Rezar. Rezar mucho y seguir estrenando con creatividad y criterio. Nadie sabe si una película va a funcionar o no, si va a ser un fracaso o por el contrario si va a obrarse el gran milagro divino. Ya puestos: qué mejor que con una película de calidad, independiente y que despierte en tu interior ese virus llamado cine.